Blog

Propósitos y ansiedad

Pixabay.

Estrenar un nuevo año conlleva siempre una lista de buenos propósitos: practicar deporte, dieta sana, aprender idiomas, leer más, dejar ese trabajo que no nos llena, ahorrar, etc. Para que esos objetivos se cumplan y no queden en meras intenciones debemos ser realistas y planificarlos bien. Si no, dichos propósitos pueden generar ansiedad, estrés, frustración y otros problemas psicológicos. La ayuda de un especialista nos ayudará a definir nuestros próximos logros y trazar una estrategia para alcanzarlos.

Enero es un buen momento para hacer planes, marcarse objetivos, proponer cambios o retomar aficiones abandonadas. Hacer propósitos es, sin duda, muy sano: nos ayuda a reflexionar y a hacer balance de nuestra situación personal y profesional. También nos permite pensar si estamos viviendo la vida que queremos o en qué aspectos la podemos mejorar. En definitiva, tener propósitos nos empuja a tomar las riendas de nuestra situación y a ser responsables. Pero no hay que obsesionarse y menos en un momento de pandemia como este, en el que todo está por ver. Por eso, ante un año por estrenar, en el que todo se presenta incierto, los psicólogos recomendamos más autocontrol y una gran automotivación. Es el primer paso para que, en febrero, esos planes continúen adelante y seamos capaces de avanzar.

Y es que, todos sabemos que, con el paso de las semanas, esos propósitos se quedan en nada y solo nos generan más angustia. Las causas del abandono son variadas y, en muchas ocasiones, están relacionadas con nuestra salud mental y la propia gestión de las emociones. Además, cuestiones como la falta de organización y de compromiso, el estrés y las rutinas diarias hacen que muchos de esos objetivos queden en segundo plano y se vayan diluyendo.

Emociones

Para algunas personas, el problema está también en no saber realmente cuál es su propósito o incluso confundirlo con la búsqueda de algún talento o vocación frustrada. Para otras, las emociones negativas acaban minando su fuerza de voluntad y la motivación. Por eso, la ayuda de un terapeuta nos va a facilitar el camino y nos va a permitir que lleguemos firmes a la meta. Como dice, Veintidós, una de los protagonistas de Soul, el último estreno de Pixar, “soy buena en eso de caminar”. Así, la película nos invita a dejar de buscar desesperadamente ese propósito de vida que quizá es más simple de lo que pensamos y a disfrutar de todo que aquello que nos proporciona felicidad aquí y ahora.

No obstante, si ya has hecho tu lista, desde Centro Albea te animamos a:

  • Pensar que detrás de cada propósito tiene que haber un plan de acción. La improvisación no sirve.
  • Concretar tus objetivos y ser lo más realista posible.
  • Poner metas a corto plazo: lograrlas hará que aumente tu motivación.
  • No abandonar al primer contratiempo: piensa que alcanzar un objetivo casi nunca es fácil.
  • Revisa los objetivos iniciales y adáptalos si tus circunstancias cambian.
  • Pedir ayuda si la necesitas: hará que el trabajo sea más llevadero.
  • Compartir los logros con las personas de tu entorno: de esta manera refuerzas tu estrategia y aumenta tu motivación.
  • Tener paciencia: casi todos los cambios requieren tiempo.
  • Disfrutar del camino y aprender de los errores.

Piensa que tienes todo un año para poner en práctica tus intenciones, pero también para ver qué es lo que realmente te motiva, qué recursos tienes y qué herramientas. El terapeuta te ayudará a mantenerte firme, a no decaer a la primera y a conseguir avanzar en todos tus propósitos.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dia mundial depresion

Día Europeo de la Depresión: Qué es la depresión

Cuando vivimos una situación complicada (p. ej., pérdida de empleo, ruptura de pareja, cambio de residencia, etc.), es …

Terapia para salvar la relación de pareja

La vida en pareja no siempre es fácil. Ni siquiera cuando las dos personas son totalmente compatibles y afines. El trabajo, …

Propósitos y ansiedad

Pixabay. Estrenar un nuevo año conlleva siempre una lista de buenos propósitos: practicar deporte, dieta sana, aprender …