Blog

Cuando la cosa ya no funciona

Cuando la cosa ya no funciona

Si leísteis el artículo publicado en nuestro blog en octubre de 2016 titulado “A vueltas con la sexualidad”, os acordareis de que la sexualidad forma parte de nuestra persona, de la importancia de que sea una vivencia positiva y saludable, de que existen muchas falsas ideas y creencias alrededor de este tema. En esta segunda parte quiero daros alguna pista sobre cuándo y cómo tomar la decisión de pedir ayuda a un profesional de la Sexología.

La dificultad de dar el paso

Puedo decir que en un gran número de ocasiones muchas de las personas que dan el paso de venir a la consulta de un profesional lo hacen después de mucho tiempo preocupándose por el problema que les afecta. A veces hablamos de años sufriendo por ello. No serán pocas las veces en las que los profesionales nos preguntamos ¿por qué ahora? ¿por qué no antes? Existen muchas posibles razones por las que una persona evita pedir ayuda para manejar una dificultad no resuelta. Una de estas razones puede ser porque alberga la ilusa esperanza de que el problema ya se irá arreglando solo con el tiempo, o cuando pase “algo”; como si la solución viniese determinada por una circunstancia (cuando me coja vacaciones, cuando ya nos hayamos casado, cuando los niños ya sean un poco mayores), o como si milagrosamente fuese a desaparecer sin ruido ni molestias. Otra de esas razones puede ser porque la persona continúa pensando que esforzándose mucho en intentar solucionar el problema, de la misma manera que lleva tanto tiempo haciéndolo, al final acabará funcionando; no se da cuenta de que puede que haya llegado el momento de la necesidad de cambiar de enfoque de solución. Otra de esas razones puede ser por la propia forma de ser de la persona que afronta un problema, sea de índole sexual o no; evitar o hacer como si el problema no fuese con él o con ella es una manera equivocada de hacer frente a las adversidades de la vida, adoptando un rol pasivo y muchas veces haciendo que el problema no se solucione o incluso se agrave.

Otra de esas razones es en la que quisiera profundizar un poco más en este artículo, porque lo he observado frecuentemente. Una persona puede ser consciente de su dificultad, estar motivada en aprender a abordarla mejor, haberse dado cuenta de que por sí sola no tiene las herramientas para manejarla, estar dispuesta a ser parte activa de su solución, pero está perdida y no sabe a dónde ir o a quién acudir. En estos casos se trata de una falta de información. Veamos si podemos aclararnos un poco.

Sexualidad y salud

Según la OMS “La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia”. De la misma manera que cada persona somos responsables de nuestra salud general, también lo somos de nuestra salud sexual, de nuestro cuidado personal y de nuestro bienestar. Además de un derecho, es una actitud muy positiva aceptar ayuda para solucionar una dificultad.

CUÁNDO

En cualquier momento de nuestra vida, da igual la edad que tengamos, nos podemos encontrar con un problema sexual, querer mejorar algunos aspectos, o aprender de nuevo a vivir la sexualidad. Ésta se encuentra en continuo cambio a lo largo nuestra vida, lo que significa que tenemos que aprender a adaptarnos constantemente. No es lo mismo la sexualidad a los 20 años que a los 60, no es lo mismo la sexualidad con una nueva pareja que en una relación de larga duración, no es lo mismo la sexualidad si tengo un problema que si no lo tengo, no es lo mismo la sexualidad cuando tengo tiempo que cuando estoy con estrés, no es lo mismo la sexualidad si estamos bien en pareja que si estamos pasando por una crisis, no es lo mismo mi sexualidad si me siento a gusto que si estoy mal, etc. En cualquier momento de tu vida, si sientes que quieres recuperar una sexualidad placentera y satisfactoria, puedes acudir a un profesional experto en sexología.

A QUIÉN

La figura del sexólogo o de la sexóloga no está del todo clara. Podemos decir que los profesionales sanitarios que atienden problemas de Sexología son:

  • Ginecólogo: médico especialista en diagnosticar y tratar las enfermedades del sistema reproductor femenino.
  • Urólogo: médico especialista en diagnosticar y tratar las enfermedades del sistema reproductor masculino.
  • Andrólogo: médico especialista en diagnosticar y tratar cualquier aspecto relacionado con la función sexual y reproducción masculina, siendo los principales problemas de los que se encarga la andrología los trastornos sexuales del varón y la infertilidad masculina.
  • Psicólogo especialista en sexología: aquellos profesionales psicólogos y psicólogas que se han ido especializando en el ámbito de la sexología; pueden diagnosticar y tratar problemas sexuales del hombre y de la mujer con causas de origen psicológico-emocional.
  • Otros profesionales dedicados a la sexología: profesionales de enfermería, educación, etc.

Tanto los profesionales de la medicina como los de la psicología son considerados los idóneos para atender a las personas que tienen algún tipo de problema o dificultad con aspectos relacionados con su sexualidad. Tanto las disfunciones sexuales femeninas como las disfunciones sexuales masculinas pueden tener causas físicas, causas psicológicas, o ambas simultáneamente. En el primer caso será conveniente recurrir a un médico, en el segundo caso será conveniente recurrir a un psicólogo sexólogo, en el tercer caso se puede realizar una terapia combinada. Todos los profesionales de la sexología pueden enseñar a las personas una educación afectivo-sexual rigurosa.

PARA QUÉ LA TERAPIA SEXUAL

El objetivo de la terapia sexual es ayudar a las personas a conseguir o recuperar su bienestar y satisfacción sexual, darles herramientas y pautas para resolver disfunciones sexuales, educar en una sexualidad positiva, acompañarles en ciertos cambios que pueden experimentar con su cuerpo y con su sexualidad, entre otros objetivos.

Dentro de las demandas más frecuentes por las que se acude a una consulta de sexología están:

  • Las disfunciones sexuales: exceso o déficit de deseo o interés sexual, falta de excitación, problemas de erección, problemas de orgasmo, problemas de eyaculación, dolor en el coito por vaginismo o dispareunia, fobia o aversión al sexo, parafilias, insatisfacción por razones varias.
  • Adaptación a los cambios que se producen en las diferentes etapas del ciclo vital con respecto a la sexualidad y a la respuesta sexual (menopausia y andropausia, maternidad y embarazo, vejez, enfermedades, etc.).
  • Psicoeducación: asesoramiento sobre aspectos, dudas, prácticas relacionadas con la sexualidad, crecimiento de la experiencia sexual individual o en pareja, atención a la diversidad sexual.

 

Por ultimo quisiera comentar que cuando una persona se plantea acudir a un profesional de la Sexología, está cuidando el conjunto de su persona. Porque la sexualidad positiva y satisfactoria es un aspecto crucial para la calidad de vida y bienestar de cada uno de nosotros y nosotras. Merece la pena superar la vergüenza o la pereza de ponerse en manos de un especialista por todos los beneficios que puede aportar.

The following two tabs change content below.

Alexandra Crettaz

Psicóloga especializada en Terapia Clínica con adultos y experta en Sexología. Comprender y entender cómo funcionamos las personas me apasiona. Me encanta compartir las pequeñas alegrías del día a día con mi gente y descubrir sitios nuevos.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

el amor en la adolescencia

El amor adolescente

Entendemos el amor sano en la pareja como la emoción que conlleva quererse, sentir deseo el uno por el otro, compartir inquietudes, …

miedos infantiles

Miedos infantiles

Entendemos el miedo como una emoción adaptativa ante situaciones que implican peligro o amenaza para la persona. Es por …

Infancia, adolescencia y pantallas

Infancia, adolescencia y pantallas

Se pasa las horas pegado a la pantalla. Dice que todos sus amigos “están ahí”. Última conexión a WhatsApp a las 2 …