Blog

Aprendiendo a fluir con el miedo

Aprendiendo a fluir con el miedo

El miedo es una emoción básica del ser humano. Se siente, (angustia, nudo en la garganta, palpitaciones, tensión), se piensa (“tengo miedo a…”, “Y si…”, “Espero que no…”) y condiciona nuestra conducta (evito, ataco, me bloqueo, reacciono mal).

Son muchísimos los miedos que podemos llegar a tener en un momento dado de nuestra vida: miedo a que la relación de pareja no vaya bien, miedo a que me pase algo, miedo a decepcionar, miedo a no cumplir con lo que esperan de mí, miedo a hablar en público, miedo a que sea algo grave, miedo a equivocarse, miedo al qué pensarán, miedo a cambiar, miedo a no saber, miedo al dolor. Y así una larga lista de “mis miedos” que cada uno de nosotros podríamos ir confeccionando.

Lo que hay detrás de los miedos

Pero ¡fíjate! ¿Qué hay detrás de la gran mayoría de los miedos? El gran miedo a sufrir o a pasarlo mal. Vamos a mostar una de las técnicas que usamos en terapia psicológica para trabajar la ansiedad, el miedo, la preocupación, la anticipación negativa. Vamos a verlo con algunos ejemplos.

Miedo a que mi relación de pareja no vaya bien:

¿Qué puede pasar si la relación no va bien? Que acabe en ruptura ¿Y qué pasa si se rompe la relación? Que estaré sin pareja ¿Y qué pasa si te quedas sin pareja? Que estaré solo ¿A qué tienes miedo de estar solo? A pasarlo mal, a sufrir. ¿Y qué piensas al imaginarte que podrás pasarlo mal y  sufrir? Que no podré soportarlo, que será horrible, que no lo superaré. ¿DE VERDAD CREES QUE NO PUEDES SOPORTAR TU MALESTAR? Sí, tengo que evitar pasarlo mal porque no lo podría soportar.

Miedo a hablar en público:

¿Qué es lo peor que puede pasar de hablar delante de un público? Que me ponga muy nerviosa y se me note. ¿Y qué puede pasar si se te nota? Que piensen que no lo estoy haciendo bien. ¿Y qué miedo tienes a que alguien pueda pensar que no lo estás haciendo bien? A sentirme humillada. ¿Y qué pasaría si te sintieras humillada? Que sería terrible, me sentiría muy mal. ¿Y qué piensas al imaginarte que podrías sentirte muy mal? Que no me gusta, que no voy a poder llevarlo. ¿DE VERDAD CREES QUE NO PUEDES SOPORTAR PASARLO MAL? Sí, debo evitar sentir esto porque no está bien.

Si la respuesta a las preguntas en mayúscula fueran “No, es verdad, PUEDO SOPORTAR PASARLO MAL” el miedo inicial no sería tan terrible. Detente un minuto a reflexionar sobre ello.  

Ahí está el quid de la cuestión. Piensa una cosa: si empiezas a creer que tienes la capacidad de soportar las consecuencias de lo que te imaginas que pueda pasar (que en última instancia casi siempre es sufrir o pasarlo mal), entonces verás cómo tu miedo será un poco más suave.  

Y quien dice sufrir o pasarlo mal dice sentir pena, tristeza, vergüenza, incomprensión, indignación, frustración, soledad, envidia, arrepentimiento, sueño, molestia, y todas las emociones llamadas erróneamente negativas, pero que a mí me parece podrían llamarse desagradables. Pero estas emociones también forman parte de nuestra vida, lo quieras o no. Si aceptas tus emociones desagradables podrás manejar mejor el miedo a sentirlas como consecuencia de un suceso concreto.

Fluir con las emociones negativas

Entiendo, evidentemente, que a nadie nos gusta pasarlo mal y de hecho nos han enseñado más bien a evitar sufrir. Pero en muchas ocasiones es inevitable y las emociones desagradables o dolorosas forman parte de nuestra experiencia como seres humanos. Por tanto, siempre y cuando estas emociones sean soportables, fluye con ellas. Y fluir con todas tus emociones, las buenas y las malas, significa no luchar para que se vayan, no sufrir por estar pasándolo mal. Y aceptarlas no significa que nos alegremos de estar sintiéndolas, sino que confiamos en que podemos soportarlo, que sabemos llevarlo y que pasará.

Esta actitud, o nuevo enfoque, de fluir con todas tus emociones hace que tus miedos sean menos intensos y que no lo pases tan mal.

The following two tabs change content below.

Alexandra Crettaz

Psicóloga especializada en Terapia Clínica con adultos y experta en Sexología. Comprender y entender cómo funcionamos las personas me apasiona. Me encanta compartir las pequeñas alegrías del día a día con mi gente y descubrir sitios nuevos.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

el amor en la adolescencia

El amor adolescente

Entendemos el amor sano en la pareja como la emoción que conlleva quererse, sentir deseo el uno por el otro, compartir inquietudes, …

miedos infantiles

Miedos infantiles

Entendemos el miedo como una emoción adaptativa ante situaciones que implican peligro o amenaza para la persona. Es por …

Infancia, adolescencia y pantallas

Infancia, adolescencia y pantallas

Se pasa las horas pegado a la pantalla. Dice que todos sus amigos “están ahí”. Última conexión a WhatsApp a las 2 …