Blog

Allá van, aquí vienen los síntomas con las flores

Como dice el refrán: “no hay tiempo que no vuelva: cada año es primavera”. ¿Sientes que en esta época del año estas decaído/a, te faltan ganas o motivación para realizar las actividades o tareas diarias, te sientes triste o irritable y siempre coincide que estos síntomas vuelven en esta época del año? No hay de que preocuparse, es un fenómeno que ocurre con el cambio de estación; en este caso con la llegada de la primavera.

Es conocido como astenia primaveral y, si descubrimos en qué consiste, podemos llevar a cabo determinadas acciones y pautas que ayudarán a que esta transición estacional no cause tanto malestar en nuestro día a día.

Qué es la astenia primaveral

Según la RAE (Real Academia Española) el término astenia es definido como “falta o decaimiento de fuerzas caracterizado por apatía, fatiga física o ausencia de iniciativa.”

A pesar de que se recoja su definición y de que exista numerosa información acerca de la astenia primaveral, el campo médico y científico no lo contemplan como un trastorno en sí o enfermedad, aunque sí se tiene en cuenta para explicar qué ocurre en los casos en los que cada año por las mismas fechas vuelven y se repiten los mismos síntomas.  Es importante descartar que se deba a otras causas como la anemia, enfermedades con otra etiología o sea debido a los efectos secundarios de medicamentos.

Explicación del fenómeno

El cuerpo y la mente tiene que adaptarse a los cambios que se producen en esta etapa de transición del invierno a la época estival, pasamos de temperaturas bajas y bajos niveles de luz solar al aumento de las temperaturas y mayor número de horas de sol, es necesario para ello un reajuste en nuestro ritmo circadiano y ritmo biológico.  También se producen cambios en la presión ambiental y en los niveles de humedad.

Con el cambio de hora y el aumento de horas de luz, los neurotransmisores y las hormonas tienen que trabajar duro para volver al equilibrio biológico a nivel cerebral y hormonal. La semana posterior al cambio horario, aparecen síntomas que en la mayoría de los casos desparecen a los días. Otros, pueden permanecer un tiempo mayor, pero lo normal es que los síntomas de las astenia primaveral desaparezcan en unas pocas semanas.

Síntomas de la astenia primaveral

Los cambios de estación son, en ocasiones, los desencadenantes de cambios en el estado anímico y en el organismo. Es en este momento, la primavera, la que trae con ella síntomas como la fatiga, el cansancio, fluctuaciones en el estado anímico como  tristeza,  ansiedad y apatía,  además de cambios en el apetito que producen malestar en las personas que muestran sensibilidad a los cambios de estación. Otros síntomas relacionados con este fenómeno son: problemas de sueño, disminución del deseo sexual e irritabilidad.

Pautas para reducir el malestar

Para mejorar estos síntomas es recomendable el ejercicio físico con intensidad moderada, ya que de lo que se trata no es de disminuir todavía más los niveles de energía de los que disponemos en este momento, sino que el deporte favorezca el aumento de los niveles de dopamina y  serotonina relacionados con la práctica del ejercicio  y esto ayude a aumentar nuestro bienestar.

Es muy importante dormir y sentirnos descansados. Es aconsejable dormir entre 7 y 8 horas diarias para ayudar a restablecer los niveles de energía necesarios para afrontar un nuevo día.  Y, si disponemos de tiempo para descansar al mediodía (lo recomendable es media hora), esto  puede ayudarnos a seguir con las actividades planificadas el resto del día.

Una buena alimentación, basada en una dieta sana y equilibrada, eliminará sensaciones de pesadez y falta de energía. Con ello facilitamos que el cuerpo se sienta ligero para seguir trabajando y la mente tenga una sensación de serenidad y equilibrio con la comida.

La última recomendación tiene que ver con la percepción que hacemos de los síntomas y qué pensamientos nos acompañan durante esta época del año. Si dedicamos mucho tiempo a la autoobservación de los síntomas y recurren a nuestra mente pensamientos de tristeza, realizando una atribución directa a esta estación, no sólo no permitirá que podamos sentirnos bien sino que viviremos esta época del año como algo desagradable cuando le toque volver; porque, como dice el refrán: no hay tiempo que no vuelva, cada año es primavera.

Es por ello que va a depender en gran medida de nosotros y de qué estrategias utilicemos para afrontar esta época del año que tiene muchas cosas positivas, como la posibilidad de alargar el día y realizar actividades que en invierno no podemos hacer por las condiciones meteorológicas, la belleza de la naturaleza cuando está en floración y poder contemplar los paisajes que nos ofrece esta época del año, tener la sensación del sol en nuestra piel después de meses y notar como nos va cargando la energía, disfrutar de dar un paseo al aire libre o  leer un libro en una terraza junto a un café. Entre otras muchas cosas, todo esto también pasa en Primavera.

The following two tabs change content below.

Itziar Boillos

Psicóloga especialista en terapia cognitivo-conductual con adultos. La complejidad del ser humano es una de las razones de mi motivación por este trabajo. Me gusta disfrutar de momentos como leer un buen libro, un buen café o un tranquilo paseo.

Latest posts by Itziar Boillos (see all)

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Infancia, adolescencia y pantallas

Infancia, adolescencia y pantallas

Se pasa las horas pegado a la pantalla. Dice que todos sus amigos “están ahí”. Última conexión a WhatsApp a las 2 …

Allá van, aquí vienen los síntomas con las flores

Como dice el refrán: “no hay tiempo que no vuelva: cada año es primavera”. ¿Sientes que en esta época del año estas …

¿Qué hay detrás de la queja?

¿Qué hay detrás de la queja?

Oigo a una mujer delante de una tienda: “Pone que abre a las 16h, son las 16h07 y aquí no hay nadie ¡será posible!”. …